25.11.21

Saque de abajo

Lo vi crecer escondiéndose. Hacerse un hombre a la vera del camino. Mientras todos desfilaban triunfantes, él remordía el polvo de su propia mierda.

No era tan mala su circunstancia, pero sí su abandono. El corazón se le fue acostumbrando a las presencias esquivas.

Por eso, no escucha felicitaciones ni consejos. No ve cómo lo amamos los que sí lo vemos. 

Hoy fuiste el mejor. No te copies. 

Ojalá dejaras que lo bello explote
y subieras, peldaño a peldaño,
a respirar el aire fresco de la vida.

16.12.20

Eso que dijiste

Esa daga que le clavaste sin darte cuenta permanece en la herida de manera virtual. No hay quien pueda sacarla. Algunos amigos lo han intentado con fervientes exhortaciones a favor del olvido. Otros, han dicho que veían el filo cortante hundido en la carne, que lo veían materialmente, aún cuando se lo imaginaban. Hubo quienes le echaron agua bendita al tipo para limpiarle la sangre. Otros lo escucharon contar el ataque con la boca abierta y los ojos grandes como dos pochoclos. 

Y vos tan pancho, tan en paz, sintiéndote el héroe de la vida, cuando tu amigo quedó tendido y llorándote.

5.11.20

Nada diré sobre qué es el alma

No sabe uno cuándo se corta el hilo, se marcha el amigo por otro camino o se vuelve póstumo el hasta luego cotidiano.

Qué no daría yo por escucharte hablar de milagros. Recogería cada sílaba que cayese de tu boca en una taza y la bebería como un té, como un té que se sostiene largamente entre las manos para descongelarlas.

Pero es mentira mi amor.

Cuando tuvo cuerpo se escapaba. 
Alternaba los lunes con otro amante, con mi propio ombligo o con la necesidad acuciante de hacerte falta.

Ya ves qué indecorosa es la sinceridad.
Sin embargo, me alegra tanto el haber casi amado. Porque quemo mis recuerdos en su fuego y eso que todos fuimos en aquellos años, sube como incienso hacia un cielo más grande. 

Ya no veremos a muchos compañeros, ya no nos llegarán más sus mensajes ni sus libros ni sus cartas. Pero su sonrisa franca, su dulzura, sus tenacidades las llevamos grabadas en el alma.

No voy a despedirme, por si acaso.



29.8.20

D

Fuiste para mí más importante que mucha otra gente.

Pero no te lo dije, no quise trabajarte el desánimo.

Ya estabas llenos de dolorosas despedidas. Para qué agregar más quebranto.

Aparte yo siempre dudo, dudo de que sea mentira. 

Dudo de toda la palabrería que envuelve los actos.

Fui a verte, como en un día más. No lloré, no moriste, no nada.

Quedamos en vivir y en reconocernos si es que acaso

M



A vos te hirió la noche con su luz
caminaste kilómetros arrastrándote el alma
para no tener que mirarla
Te vestiste de estrella, de junco, de guitarra
Te amorgaste los ojos con la oscuridad chata

Ya no escuchaste un día la Voz que presentías
Y se hizo piedra la estrella
hamaca el salto
pérdida lo inefable

Pero a vos te hirió la noche, sabelo
Y la Noche vuelve cuando no la esperamos
Cae como un ladrón al acecho, de golpe
y luchamos hasta que despunta el alba

Hermano, yo entiendo tu tristeza disfrazada
Hermano, todo es noche y hay que sacar coraje
Porque eso que arrastrabas ya está en harapos


A vos te hirió la noche en su contento
y el día te sorprendió solo y buscando
Encontraste flores, vino y días soleados
Pero nada duele tanto

Esa noche era tu destino
y dónde estás, dónde estamos

19.5.20

polilla muerta en acción

Encontré una polilla muerta en el suelo. El otro día la vi jugando, junto a una amiga.
Era de noche y entraron por la ventana. Volaron alrededor mío, pero yo ya no quiero recibir más mensajes de las hadas, así que moví mi cabeza negativamente, para espantarlas.

Su corto tiempo de vida se pasó, mientras recorrían una y otra vez, las paredes blancas de mi cuarto.
Las emisarias murieron en la acción.
Su entereza y fidelidad me conmovieron.

Así fue como hoy entré aquí, -como hace muchos días- a comunicarles a todos su grandeza.

Qué hacer

Volver a empezar, sembrar palabras para salvarme
como un botín escondido en un prado
Doblar la cabeza hacia el sur, para escapar
a ese lugar donde no hay ruido

Ese lugar no existe, dirán
y tienen razón
Ese lugar es la quimera de los aturdidos

Volver a empezar, no buscar lo perdido sino lo encontrado
los abandonos son memorables
Olvidarme de lo de ahora, para zarpar
¡Detenga esas miradas, Capitán!





25.9.18

Something is rotten in the state of Denmark

Había una vez un día en el cual la humildad se rompe, entre los 38 y los 54 años. Sucede de repente, como si un niño incauto arrojase una piedra contra un vidrio. Estallan los pedazos afilados, caen adentro y fuera de la casa. El niño corre, ya nadie lo ve. Su aliento agitado queda suspendido en el aire pero no hay testigos. Del lado de adentro un gato se pincha la patita por curioso y se la lame. Al llegar los dueños de casa lo declararán culpable, pues no hallarán la piedra.

Así es que de repente, decidimos tomar partido por razones menores. El gato, la piedra, el niño: Todo deja de importar y se desvanece. A través del agujero punzante de la ventana un torbellino de viejos vientos se levanta. No habrá cuidados extra debido a las astillas.

Días, meses después, poco se habla del tema. Pero el gato sigue un tanto rengo.